Siempre aconsejo establecer un momento de juego en el día de tu pequeñ@, porque te diré que los estímulos son tan necesarios para tu bebé como lo son el alimento, descanso o higiene.
Pero además de este tiempo de juego, quiero darte ideas sobre cómo puedes utilizar las rutinas como medio para estimularle. Esto le ayudará a que vaya desarrollando las habilidades propias de cada área de su desarrollo, así como a que aprenda a ser autónomo a medida en la que vaya creciendo.

¿Cómo hacerlo? Se trata de utilizar las tareas que conforman las acciones propias de cada día.

RUTINA DE ALIMENTACIÓN

Durante los primeros meses de vida extrauterina el bebé irá adquiriendo poco a poco su ritmo. Intenta que las tomas vayan siguiendo un horario lo más regular posible. Sé que en el comienzo llevarlo acabo es complejo, pero a medida que vaya pasando las semanas iréis consiguiéndolo. Este proceso es necesario para ir creando un hábito que se convertirá en rutina.

  • Mientras le vas alimentando puedes ir hablándole o cantándole con bajo tono. Tu propia voz es un estímulo para su agudeza auditiva.
  • Más adelante, al introducir en su dieta nuevos alimentos, se los nombramos: “Mm.…qué rico el plátano. !Cómo le gusta a mi niñ@!”
  •  Deja que meta las manos en el plato, que se lleve los alimentos a la boca; ya manejará solo la cuchara más adelante.
  • Estimula que use el lenguaje para pedir la comida o la bebida. Si solo señala con el dedo, pronuncia tú la palabra claramente, y sin diminutivos. Si tu hij@ se aproxima a decir la palabra “gua/agua”, tú responde pronunciándola correctamente.
  • Contar las cucharadas de comida puede servir para iniciarle en los números, conteo…:conceptos matemáticos.
  • Cuando vaya teniendo destreza en su marcha, pídele que ponga su vajilla sobre la mesa para disponerse a comer. Nombramos los alimentos, los utensilios para comer, la servilleta…
  • Anímale que juegue a cocinar en su cocina a tu lado, mientras tú preparas la comida.
  • Más adelante puede ayudar a preparar su comida; por ejemplo, lavar la pera o batir un huevo.

Como verás, la estimulación en esta rutina hace que el niñ@ vaya creciendo en la colaboración. Dejando atrás con ello, percibirle como un sujeto pasivo que solo se le limita a que abra la boca para ingerir el alimento.

VESTIRSE Y DESVESTIRSE

  • Primero le es más fácil aprender a desvestirse que a vestirse, por lo que puedes guiarle a que colabore en ello. Por ejemplo: “alza los brazos para quitarte la camiseta, agárrate a mamá y levanta una pierna para quitarte el pantalón”.
  • Cuando tenga autonomía en su movimiento, ayúdale a que vaya aprendiendo a vestirse. Enseñarle a vestirse supone tener paciencia y tiempo, pero no hay que dejar de estimularle desde pequeño: “ponte este zapato en el pie izquierdo”. También podemos trabajar el equilibrio en este momento: “levanta un pie para abrocharte el zapato. Levanta ahora el otro”.
  • Ubica en su cuarto una percha a su altura para que cuelgue su ropa, su gorro, abrigo, su mochila, etc, para cuando llegue de la guardería o vengamos de la calle.
  •  Aprender el tipo de ropa según la estación del año: «el abrigo y le gorro para le frío, el bañador y las chanclas para la piscina».
  • Aprendizaje de colores y responder a órdenes sencillas con la ropa y complementos. Por ejemplo: “trae tus zapatillas de color rojo para ponértelas hoy”

RUTINA DE ASEO Y AUTOCUIDADO

  • Desde los primeros meses puedes aprovechar la rutina del baño para nombrarle las partes de su cuerpo: «vamos a lavar la cara del nene, ahora los brazos y manos…»
  • Durante el momento del baño puedes enseñarle la diferencia de temperatura:
    “agua- fría, caliente, quema”.
  • Ofrécele juguetes de agua como libros, figuras de animales de corcho, vasos para trasvasar agua, juguetes de goma para apretar y que eche chorro de agua.
  • Utiliza gel para hacer pompas y atraparlas.
  • También puede meter en la bañera una muñeco para que sea el pequeñ@ quien lo bañe, tal como hacemos nosotros con él/ella.
  • Utilizar el vapor del espejo para escribir su nombre en el espejo con vaho, dibujar su cara y dejar que lo intente él también.
  • Terminamos la rutina del del baño con un masaje relajante.
  • Mas adelante enséñale a peinarse y llevar su ropa sucia al cesto de la ropa.
  • Haz que adquiera hábitos de higiene. Por ejemplo: lavarse las manos tras llegar del parque, antes de comer, después de hacer pipí y tirar de la cisterna…
    Para que sea más divertido, hazte con un una pastilla o jabón de animales. Jugar con las muñecas, a lavarle la cara, cambiarle el pañal, etc; es una actividad lúdica perfecta para que aprenda las acciones de higiene.
  • Hábitos de autocuidado: limpieza de dientes con cepillo y pasta divertida, hidratar la piel con crema…

RUTINA DEL JUEGO

Desde pequeñ@ deben identificar su cuarto como su propio espacio, esto le ayudará a identificar el valor de la pertenencia.

Su habitación, lugar para el descanso, para dormir; para jugar, y más adelante para hacer sus deberes y para estar consigo mismo, gestión emocional.

Es importante que la decoración de su habitación sea de su agrado para que le guste pasar tiempo en ella.

Intenta que no esté sobrecargada visualmente. No todos lo juguetes tienen que estar a la vista, podemos guardarlos en el armario, estanterías o cajas.

Ayúdale a que aprenda a ordenar su espacio: juguetes de manualidades por un lado, pelotas, balancines… por otro.
Cuando termine de jugar será hora de recoger cada cosa en su lugar para mañana poder jugar.
Empieza haciéndolo tú, que él/ella te vea, a continuación pídele su colaboración. Más adelante será tu pequeñ@ quien recoja la mayor cantidad de juguetes contando con tu ayuda. Finalmente, lo hará de forma independiente y como fin a su tiempo de juego.

RUTINA DEL DESCANSO

Una vez que esté durmiendo tranquil@ en su cuna, déjale su muñeco o manta de apego para que se sienta en confianza.
Previo a ello, le podemos cantar una nana para que entre en estado de relajación.
Establecer la rutina de leer un cuento puede ser un gran aliado.

Atear os acompaña en el desarrollo íntegro de vuestro bebé, a través del servicio Estimulación Temprana.