Cada niño/a es diferente y único al resto, cada uno tiene unas características y un ritmo de desarrollo que debe ser respetado, pero todos tienen en común que progresan bajo un patrón predecible de desarrollo.